Somos como la piel de esos tambores que las manos percuten y ellos devuelven sonido.

Por María Teresa Rodríguez Valls.


Somos, y no lo sabemos.


Vibramos como la piel que constituye el parche batidor del tambor

Y no lo sabemos.


¿Y con qué vibramos?. Cada uno ...con la melodía que su sistema familiar escribió para él a modo de partitura oculta.


A veces, la mayor parte, resonamos sin saber que lo hacemos movidos por emociones antiguas, que vivieron los nuestros a los que apenas conocimos.


Cuando empezamos a entender como funciona la transgeneracionalidad y los campos mórficos, es como sí una luz alumbrará esa partitura oculta y se hiciera visible para nosotros.


A partir de entonces, cuando resonamos, si podemos decidir qué intensidad dar al sonido.


Incluso podemos no emitir ninguno, sí decidimos que la mano que percute, pertenece a otro tiempo y lugar, donde ya sonaron notas alegres o amargas de aquel tiempo.


------------------


Cada uno con sus partituras.


Conocer las notas que la integran, sosiega el alma.



María Teresa Rodríguez Valls. Letrada de la Administración de Justicia. Madrid.

1 visualização

NOSSAS REDES SOCIAIS

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Contatos: